Guerrero es el ‘padrino’ de los chicos. “Les aconsejo siempre”, dijo. Y no se hace ‘paltas’ por jugar con una pareja de ataque.

paolines

De la categoría 84, hemos escuchado mucho. Jefferson Farfán, Paolo Guerrero, Alberto Rodrí- guez, Rinaldo Cruzado, ‘Cachito’ Ramírez… En su momento, pintaba para ser la ‘mancha’ que nos lleve al Mundial, pero hasta ahora no pudo ser. De aquella base, solo el ‘Mudo’ y el ‘Depredador’ están comandando la blanquirroja que jugará la Copa América, con diferentes sensaciones. Como lo dijo ayer Paolo, “somos los mayores del grupo”. ¿Presión? ¿Responsalidad? El ‘9’ del Flamengo prefiere quedarse con lo segundo, sabiendo que a sus 32 años es una de sus últimas chances de lograr algo importante con la selección. “La responsabilidad es de todos, pero yo quiero aportar lo mío. Hablo seguido con los chicos, les aconsejo siempre y les digo que se suelten para jugar, que se diviertan pensando en la selección”, sostuvo. Se acomoda Del tema futbolístico, el ‘Depredador’ no quiso entrar en detalles. “El ‘profe’ Gareca ha probado dos sistemas, vamos a ver con cuál se queda”, comentó. Pero nuestra principalo carta de gol, el que lleva la cinta y el peso del gol, ¿prefiere jugar solo arriba o con acompañante? “Cualquiera, los dos me gustan”, tiró. Solo piensa en meterla.

10 goles tiene Guerrero en Copa América. Está a 7 del líder histórico, el ‘che’ Norberto Méndez.

datazo

¿Se muda? En las últimas horas se relacionó a Paolo con Tigres de México, subcampeón de la Libertadores. Sería por 10 millones de dólares.

Hoy analizará a los haitianos

El ‘Tigre’ a puro video

Mientras los jugadores descansan o aprovechan sus horas libres, Ricardo Gareca se encierra con su comando técnico y carga varios CDs. Todo con el objetivo de analizar al rival del debut. Tras recopilar todo sobre Haití y ensayar hasta el mínimo detalle, hoy comenzará a reunirse con los jugadores para chequear los videos. Lo particular es que el ‘Tigre’ se junta por zonas: primero arqueros, luego defensas, volantes y delanteros. No se le escapa una.

Compartir